X

Menu

Consejo del día

COMO ENTENDER MEJOR LA FACTURAS ENERGÉTICAS I. LA FACTURA ELECTRICIDAD.

Los consumos de electricidad del hogar

Además de ser fundamental desde el punto de vista ecológico, controlar el consumo eléctrico de nuestra vivienda también es muy importante para nuestra economía personal.

Medir el consumo eléctrico

Para conocer el consumo eléctrico real de nuestro hogar podemos Para conocer el consumo eléctrico real de nuestro hogar podemos utilizar un medidor de consumo general. Este aparato muestra y controla el coste eléctrico por hora, calcula las emisiones de dióxido de carbono y nos avisa si el consumo es más elevado al limite fijado. 

Además, también existen otro tipo de medidores de consumo con los que podemos medir el consumo de cada electrodoméstico. Para ello sólo hay que enchufar el aparato a la red y conectar el electrodoméstico que queremos medir. 

La factura eléctrica

La factura puede contener los siguientes conceptos: 

1.Datos de la factura eléctrica

Esquina superior izquierda: Nombre de la comercializadora que emite la factura. Esquina superior derecha: referencia al tipo de factura (electricidad o gas).

Periodo de facturación: fechas de inicio y fin de periodo facturado

Número de factura: código de identificación de la factura

Fecha de emisión de factura: momento en el que la comercializadora emite la factura. 

Fecha de cargo: día en que se realizará el cargo correspondiente a esta factura en la entidad bancaria. 

Factura con lectura real: información sobre el tipo de lectura realizada en cada factura. 

Titular del contrato: nombre de la persona que figura en el contrato.

NIF: número de identificación fiscal (en este caso persona física).

Referencia contrato suministro: código que identifica tu contrato. 

Total importe de factura: importe total, que incluye todos los conceptos que se detallan en tu factura. 

2. Resumen de facturación evolución de consumo 

Resumen de la energía, los servicios contratados y el IVA correspondiente.

Se puede comprobar la “Evolución de consumo” a través del gráfico. En él se detalla el consumo de electricidad en kWh durante los últimos meses.  

3. Datos relacionados con el suministro 3. Datos relacionados con el suministro 

Número de contador: código que identifica tu aparato de medida o contador.

Referencia contrato de suministro: código que identifica tu contrato. Al realizar cualquier gestión, nuestros canales de atención te pedirán este código para tu identificación.

Empresa distribuidora: nombre de tu empresa distribuidora. Debes contactar con ella en caso de averías o incidencias relacionadas con la red eléctrica.

Número de contrato de acceso: referencia del contrato de suministro con la empresa distribuidora.

Identificación punto de suministro (CUPS): identifica el punto de suministro ante cualquier empresa distribuidora o comercializadora.

Forma de pago: modo de pago seleccionado para el pago de tus facturas. En la mayoría de casos, se realiza mediante domiciliación bancaria. Cuando el pago no esté domiciliado aparecerá un código de barras en el anverso de la factura y el pago deberás realizarlo en entidades bancarias concertadas presentando la propia factura.

Datos de la entidad, IBAN, BIC y Código de mandato: donde se domicilian los pagos. Los últimos dígitos del IBAN se ocultan para asegurar la confidencialidad de tus datos bancarios.

Potencia contratada: se indica en kW.

Peaje de acceso a la red (ATR): peaje correspondiente de tu punto de suministro, para acceder a la red.

Precios de los peajes: fecha de publicación del BOE de los peajes de acceso aplicables.

Duración de contrato: fecha en la que finaliza el contrato y se renueva o rescinde. La renovación se produce de forma automática.

Dirección fiscal: domicilio registrado ante la Administración pública en materia tributaria.

4. Detalle de facturación y consumos 

Término de potencia: es el importe que se calcula multiplicando la potencia contratada (kW) por el número de días del período de facturación y por el precio del kW. 

Término de energía: es el importe correspondiente al consumo realizado durante el período facturado en función del precio de la energía según la tarifa contratada (kWh). 

Impuesto sobre electricidad: impuesto de los denominados especiales, como los que gravan el alcohol, tabaco o hidrocarburos. Se calcula de la forma establecida por la Ley 38/1992 de Impuestos Especiales, multiplicando lo que se paga por el consumo y la potencia facturados por 5,1127%.

Los peajes de acceso: la cuantía de peaje es el coste que tiene la comercializadora por usar las redes de la distribuidora. El precio es fijado por el Gobierno y es obligatorio mostrar dicho importe en cada factura. 

5. Servicios y otros conceptos 

Conceptos relacionados con servicios adicionales a la energía.

Alquiler equipos de medida: se calcula multiplicando el nº de días del período de facturación por el precio del alquiler del contador, salvo que el contador sea propiedad del cliente, que en tal caso no se factura. Su precio está regulado por la Administración.

6. Total energía, servicios y otros conceptos 

Recoge el importe total a facturar de energía, servicios y demás conceptos detallados en los apartados anteriores. Sobre este importe se añade el IVA.

IVA: Impuesto sobre el Valor Añadido. Se aplica el tipo vigente sobre la suma de los conceptos anteriores. En el caso de Canarias, aplicaría el IGIC al tipo vigente y en el caso de Ceuta y Melilla el IPSI al tipo vigente.

Total importe factura: es el importe final de factura a pagar.

En ocasiones puede aparecer más de una línea en la facturación sobre un mismo concepto. Se puede producir por dos motivos:

1.Cuando dentro del mismo período de facturación se ha producido un cambio en los precios a aplicar.

2.Cuando se tienen contratados diferentes periodos horarios.

Detalle de tus consumos: se detallan las lecturas anterior y actual del contador así como sus fechas correspondientes. Al restar la lectura actual menos la lectura anterior, se obtiene el consumo (kWh) realizado en el período recogido en tu factura. Este consumo es el mismo que se recoge en el detalle de facturación, en consumo facturado.

Puede haber distintos tipos de lectura:

1. La lectura real es el valor leído por tu empresa distribuidora en el contador de tu suministro en la fecha correspondiente.

2.La lectura estimada es un valor que la empresa distribuidora calcula tomando como base los consumos históricos y según una fórmula reglamentada por el Ministerio de Industria.

Si queréis ver explicación alternativa y visual ver el video en el que Jorge Morales de Lambra enseña en «Carretera y Manta» de LaSexta de forma sencilla, como entender los componentes de la factura. 

 

 

 

Fuente: EVE, Kontsumobide; Iberdrola; Carretera y Manta LaSexta. 

10 CLAVES PARA UN CONSUMO RESPONSABLE

Unos hábitos de compra y consumo más éticos, ecológicos y solidarios reducen su impacto medioambiental y social


¿Qué compramos? ¿Para qué lo hacemos? ¿Dónde lo adquirimos? El consumo y los hábitos de las personas en torno a ello están relacionados con la conservación de la naturaleza y la igualdad social. Consumir de forma responsable y solidaria supone tener en cuenta variables más allá del precio y la calidad, como las consecuencias medioambientales y sociales. Os proponemos 10 claves y propuestas para comprar de forma más solidaria y responsable, entre ellas, buscar información del producto y su modo de producción o decir “no” al desperdicio de alimentos.
¿Qué es el consumo responsable y solidario?
Consumo responsable implica consumir menos eligiendo solo lo necesario y sin dejarse llevar por el impacto publicitario y la generación de necesidades que este provoca. Más allá de escoger los productos y servicios en base a su calidad y precio, es conveniente tener en cuenta los criterios ambientales, sociales y éticos de las empresas que los elaboran.
El consumo responsable implica pensar en los efectos que tiene la compra de ciertos productos en la sociedad y en el medio ambiente

En sectores como el textil, es conocido que algunas compañías contribuyen al trabajo esclavo en países asiáticos, contratando a niñas y adolescentes en ambientes insalubres, sin contrato y sin derechos básicos como la prestación económica en caso de enfermedad o la afiliación sindical.
Pero la responsabilidad no solo queda en manos de las empresas: los consumidores tienen el poder de favorecer un consumo más ético y solidario. Para ello, se ha de pensar en los efectos que tiene la compra de ciertos productos en la sociedad y en el medio ambiente, conociendo cómo han sido los procesos de elaboración, materiales con los que se fabrican y su impacto en el entorno.

5 Claves para una compra responsable

1. Algunas preguntas antes de consumir. ¿Necesito lo que quiero comprar? ¿Es una compra compulsiva? ¿Cuántos tengo ya? ¿Cuánto lo usaré? ¿Cuánto me durará? Lo mismo habría que cuestionarse al hacer la compra semanal para evitar el desperdicio de alimentos.
2. Pensar en el tipo de comercio al que se quiere favorecer. Siempre es mejor consumir productos de proximidad, ecológicos o de comercio justo, productos naturales y productos reciclados son las mejores opciones medioambientales y sociales.
3. Preguntar acerca del producto y sobre las repercusiones sociales y medioambientales durante su fabricación. Está en su derecho de pedir información. No olvide que detrás de cada producto hay personas y familias que lo elaboran. También hay diferentes formas de producción que contribuyen a preservar la naturaleza.
4. Buscar alternativas que minimicen la explotación de los recursos naturales, que le permitan ahorrar y ser ecológico. Entre otras están el consumo colaborativo, los intercambios, la compra de segunda mano, la reparación o la reutilización.
5. Hacer un buen mantenimiento de las cosas y, al terminar su vida útil, tenga en cuenta las posibilidades de reciclar los materiales de los que están hechas.

5 Propuestas solidarias para un consumo solidario

1. No al desperdicio de alimentos. Según la Comisión Europea, cada año se desaprovechan más de 1.300 millones de toneladas de alimentos en todo el mundo. Esta realidad se podría evitar si los hábitos de compra y consumo fuesen más comprometidos. #ComparteLoQueImporta es la campaña de Manos Unidas, iniciada hace tres años, que reclama mayor acceso a los alimentos, una producción más sostenible y propuestas contra la pérdida y el desperdicio de alimentos.
2. Exigir transparencia a las principales marcas de calzado y empresas textiles para que cumplan los derechos laborales. La Campaña Ropa Limpia puesta en marcha por Setem busca colaboradores que hagan llegar sus mensajes y reivindicaciones, firmas urgentes para presionar la toma de decisiones de algunas compañías textiles y donantes para mantener la campaña activa.
3. Comprar regalos para cambiar las cosas. Es la propuesta que hace medicusmundi con su original Mundibox, una caja de experiencias similar a las del mercado, con la novedad de que todas las actividades que ofrecen han sido donadas por empresas, ONG o personas voluntarias.
4. Consumir de una forma más ética. A través de la guía ‘Trucos para una vida eco-friendly’ que publica Oxfam Intermón, se puede aprender a ser un consumidor responsable, evitar el desperdicio alimentario y practicar un ocio sostenible.
5. Viajar de forma más sostenible, solidaria y alternativa. Se puede hacer turismo de la mano de entidades como Tumaini, que organiza viajes solidarios favoreciendo el encuentro entre personas voluntarias y recaudando a su vez dinero para proyectos educativos y medioambientales.

Fuente: Konsumer. Esther Camuñas

Como crear un huerto doméstico. Primera Parte

Esta semana tratamos el tema de la agricultura regenerativa, cultivo ecológico y km0, nos parece muy interesante, a modo de consejos, realizar una serie de videos para que podáis comprobar y aprender de Javi Chaves, del proyecto Basaldea en Vitoria-Gasteiz, y poder llevar a la práctica algo sencillo para poder disfrutar de un buen tomatito, entre otras hortalizas ricas de temporada.

Desplazamientos a pie y en bicicleta

Vitoria-Gasteiz es la ciudad de la bicicleta. Gracias a encontrarse en una zona llana (salvo el Casco Histórico que se encuentra en un colina), la ciudad es el lugar ideal para trasladarse y hacer recorridos en bicicleta. No solo el interior de la ciudad, también el anillo verde que rodea la ciudad y el entorno cercano cuentan con multitud de recorridos para disfrutar de este deporte.

Si de verdad quieres, no disminuir, sino eliminar las emisiones de CO en tus desplazamientos no te queda más remedio que utilizar tu propia energía.
Es la mejor solución y además te permitirá dar ejemplo a todas las personas que te rodean.

Intenta realizar Trayectos inteligentes combinando ir a pie o en bici con otros tipos de transporte.

Compra una bicicleta adaptada a tus necesidades reales. Hay modelos plegables fáciles de transportar y muy accesibles.

Si está activo algún servicio de alquiler de bicicletas, bicing o similar, date de alta para usarlo de forma habitual.

Implícate en las iniciativas de participación ciudadana de tu municipio para mejorar las infraestructuras para las bicicletas y peatones.

Convence a tu empresa o institución para que ponga facilidades
y fomente el transpoRte en bicicleta de los empleados y empleadas.

Enlaces de interés

Diez consejos para conducir de forma ecológica sin romper el coche

La conducción eficiente reduce el gasto en combustible y la contaminación, pero si se hace mal puede dañar el vehículo

Ventajas de la conducción eficiente para el medio ambiente y el bolsillo

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) señala que la conducción eficiente o ecológica, en comparación con una conducción agresiva, reduce las emisiones de dióxido de carbono (CO2), uno de los principales gases implicados en el cambio climático, así como otras emisiones contaminantes: hasta un 78% de monóxido de carbono (CO), un 63% de hidrocarburos y un 50% de óxidos de nitrógeno (NOx). La contaminación acústica también disminuye: un coche a 4.000 revoluciones por minuto (rpm) hace el mismo ruido que 32 coches a 2.000 rpm.

La conducción ecológica puede ahorrar en combustible hasta un 25%

En cuanto a los beneficios económicos, la conducción ecológica puede ahorrar en combustible hasta un 25%, aunque lo más normal es entre un 10% y un 20%, según Julián Estévez, ingeniero experto en automoción y autor del blog «Idea Secundaria». El IDAE añade otras ventajas para el conductor: reduce el coste de mantenimiento del vehículo y mejora el confort y la seguridad (disminuyen los riesgos y la gravedad de los accidentes).

Diez consejos para una correcta conducción ecológica

«La conducción eficiente es más compleja de lo que nos venden», asegura Julián Estévez, que ha participado en proyectos de investigación sobre conducción eficiente. Este experto recuerda que conducir es un proceso que lleva toda la vida aprender. Si se lleva al extremo, puede ocasionar averías graves de varios miles de euros en el peor de los casos. En resumen, conducción eficiente sí, pero bien hecha con los siguientes consejos:

1. Utilizar bien las marchas: el IDAE recomienda circular en la marcha más larga posible. Al encender el coche hay que pisar el embrague y sin acelerar. Después, meter la primera marcha, acelerar de forma suave y cambiar a segunda a los dos segundos o a unos seis metros de trayecto recorrido, porque es la que más consume. Después, hay que subir de marchas hasta la quinta desde los 50 km/h, en coches de pequeña y media cilindrada, y 60 km/h, en los de gran cilindrada. Esto no significa llevar el coche ahogado, porque podría ocurrir alguna avería a la larga. Si para mantener la velocidad hace falta pisar el acelerador más de las dos terceras partes de su recorrido, el vehículo no va bien y hay que bajar de marcha. Lo idóneo es ir entre 2.000 y 2.500 rpm en los motores de gasolina y entre 1.500 y 2.000 en los motores diésel.

2. Meter bien el embrague: su mal uso está muy extendido, según Estévez. No hay que utilizarlo para frenar, y en cuanto a la transición de marchas, debe ser rápida, sin sufrir grandes descensos de revoluciones.

3. Mantener una velocidad uniforme: acelerar y frenar de forma constante no es bueno para el vehículo y consume mucho combustible. Tampoco hay que abusar de la velocidad, porque el consumo se dispara a partir de los 100 km/h.

4. Actuar con anticipación y frenar con el motor: hay que adaptarse con antelación a las condiciones de la carretera. Según Julián Estévez, «no hay que frenar cuando quedan dos metros, sino aprovechar la inercia y frenar suave. También es importante reducir con las marchas engranadas (freno motor)». No se debe bajar una pendiente en punto muerto, porque consume combustible y es peligroso (desgasta los frenos). Antes de entrar en una curva, hay que levantar el pie del acelerador y, si fuera necesario, reducir de marcha. Una vez en la curva, se debe mantener la velocidad con el pie estable en el acelerador. En las caravanas es mejor circular sin acelerones ni frenadas. Con una marcha engranada, sin pisar el acelerador y a una velocidad superior a 20 km/h, no hay consumo de carburante.

5. Mantener una temperatura interior adecuada: en verano se puede ir a 23-24ºC y en invierno ir más abrigados. No hay que abrir las ventanillas a alta velocidad, porque se produce una mayor resistencia al aire y un mayor consumo de carburante, ni abusar del aire acondicionado o climatizador, uno de los equipos accesorios que más consume.

6. Llevar bien los neumáticos y de alta eficiencia: las ruedas son responsables de hasta el 20% del consumo de combustible. Su falta de presión aumenta el gasto y es causa importante de accidentes, según el IDAE. Los fabricantes recomiendan revisar la presión una vez al mes. Lo apropiado son los neumáticos de calificación energética A, que ahorran combustible (medio litro por cada cien kilómetros en un coche con un consumo de siete litros por cada cien kilómetros, según un informe del Real Automóvil Club de Cataluña RACC y Michelin), ofrecen más seguridad y generan menos ruido y contaminación.

7. Realizar los mantenimientos periódicos: mantener los niveles y filtros ahorra combustible y reduce las emisiones contaminantes, mientras que detectar posibles fallos puede evitar averías más graves.

8. No sobrecargar el vehículo: llevar más peso del necesario o distribuir mal la carga incrementa el consumo. Tener una baca con equipaje puede aumentar el gasto hasta un 39% a una velocidad de 120 km/h.

9. Apagar el motor: un coche detenido con el motor encendido consume hasta 0,7 litros/hora. Si se está parado más de dos minutos (si el automóvil tiene más de diez años, menos de dos minutos), hay que apagarlo, una práctica que se puede hacer de forma frecuente sin perjudicar el motor, según el IDAE.

10. Elegir un coche que priorice la conducción «verde»: algunos modelos incorporan tecnologías que reducen el consumo de combustible, optimizan el cambio de marchas, paran el motor cuando se detiene el vehículo, etc. Y no hay que obsesionarse por el diésel. Julián Estévez apunta que hay motores de gasolina con consumos de cinco litros a los 100 km que un diésel no puede igualar.

 

A continuación os dejamos un video sobre la Conducción Eficiente de la mano de Txetxu Ugalde, profesional de mundo del motor y formador de conductores.

 

Fuente: Consumer

10 Claves para una conducción eficiente

Ahora que todos lo usamos más para desplazarnos y además llevamos encendido el aire acondicionado, es el momento de seguir ver unos consejos del IDAE para ahorrar al volante.

El gasto en carburantes supone un gran importe en las economías domésticas, por ello es importante conocer formas de ahorrar gasolina. En este artículo os contamos algunos secretos para ahorrar por medio de la conducción eficiente.

Las 10 claves de la conducción eficiente

Arranque y puesta en marcha

  • Arrancar el motor sin pisar el acelerador.
  • En los motores de gasolina iniciar la marcha inmediatamente después del arranque.
  • En los motores diesel, esperar unos segundos antes de comenzar la marcha.

Primera marcha

  • Usarla sólo para el inicio de la marcha; cambiar a 2ª a los 2 segundos o 6 metros aproximadamente.

Aceleración y cambios de marchas

Según las revoluciones:

  • En los motores de gasolina: entre las 2.000 y 2.500r/min
  • En los motores diesel: entre las 1.500 y 2.000r/min

Según la velocidad:

  • a 2ª marcha: a los 2 segundos o 6m
  • a 3ª marcha: a partir de unos 30km/h
  • a 4ª marcha: a partir de unos 40km/h
  • a 5ª marcha: por encima de unos 50km/h

Acelere tras la realización del cambio.

Utilización de las marchas

  • Circular lo más posible en las marchas más largas y a bajas revoluciones.
  • Es preferible circular en marchas largas con el acelerador pisado en mayor medida que en marchas cortas con el acelerador menos pisado.
  • En ciudad, siempre que sea posible, utilizar la 4ª y 5ª marcha.
  • El coche consume menos en las marchas largas y a bajas revoluciones. Por ejemplo, un coche de pequeña cilindrada (1,2 litros), circulando a una velocidad de 60 km/h:.
  • En 3ª marcha, consume 7,1 litros de gasolina,
  • En 4ª, 6,3 litros (un 11% menos),
  • En 5ª, sólo 6 litros (un 15% menos).

Velocidad de circulación

  • Mantenerla lo más uniforme posible; buscar fluidez en la circulación, evitando los frenazos, aceleraciones y cambios de marchas innecesarios.
  • Moderarla: el consumo de carburante aumenta en función de la velocidad elevada al cuadrado. Un aumento de velocidad del 20% (pasar por ejemplo de 100 a 120km/h), significa un aumento del 44% en el consumo (de 8l/100km a 11,5l/100km).

Deceleración

  • Levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo con la marcha engranada en ese instante.
  • Frenar de forma suave con el pedal del freno.
  • Reducir de marcha lo más tarde posible, con especial atención en las bajadas.

Detención

  • Siempre que la velocidad y el espacio lo permitan, detener el coche sin reducir previamente de marcha.

Paradas

  • En paradas prolongadas (por encima de 60 segundos), es recomendable apagar el motor.

Anticipación y previsión

  • Conducir siempre con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver 2 ó 3 vehículos por delante.
  • En el momento en que se detecte un obstáculo o una reducción de la velocidad de circulación en la vía, levantar el pie del acelerador para anticipar las siguientes maniobras.

Seguridad

  • En la mayoría de las situaciones, aplicar las reglas de la conducción eficiente contribuye al aumento de la seguridad vial.
  • Pero obviamente existen circunstancias que requieren acciones específicas distintas, para que la seguridad no se vea afectada.

 

Y recuerda que … ¡circulando en cualquier marcha, sin pisar el acelerador, y por encima de 1.500r/min, o unos 20 km/h, el consumo es nulo!

 

 

Referencia: Vivienda Saludable

Consejos sobre Agricultura y Ganadería Ecológica

Este programa se desarrolla como iniciativa del ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, sin embargo el programa nace en el CENEAM, de ahí nos nutrimos de mucha informaicón. De ahí extraemos, documentos, información, etc. os adjuntamos unos consejos sobre Agricultura y Ganadería Ecológica, para que podáis completar con los consejos anteriores y videos que os hemos lanzado.

Agricultura y Ganadería Ecológica, descarga el documento aquí.

COMO ROTAR LOS CULTIVOS

La rotación de cultivos consiste en alternar, en un mismo espacio y según la temporada, plantas de diferentes necesidades nutricionales. De este modo, evitamos que el suelo se agote, ya que los nutrientes son aprovechados de un modo más equilibrado, y evitamos asimismo que ciertas plagas y enfermedades puedan permanecer durante mucho tiempo.

Estas rotaciones se pueden realizar de muchas maneras distintas, y es por ello que aquí os vamos a mostrar las más comunes y fáciles de realizar.

Tendremos que dividir nuestra parcela en 4 parcelas iguales, a las que añadiremos una más para los cultivos plurianuales (alcachofas, fresas, espárragos…), ya que aunque no los incluiremos en las rotaciones, sí los tendremos que cambiar de sitio una vez que la planta termine su ciclo productivo. Si no queremos reservar una parcela entera para los cultivos plurianuales, podremos colocar estas plantas en los límites del resto de las 4 parcelas, pero siempre en las esquinas.

A la hora de realizar las rotaciones, debemos respetar la regla básica que consiste en alternar hortalizas con características opuestas en diferentes aspectos: exigencia de nutrientes, tipo de raíz, plagas… He aquí los dos tipos de rotaciones que más se utilizan, ya que no son muy complicadas.

Rotaciones por exigencia de nutrientes

La falta de nutrientes es uno de los mayores problemas que pueden surgir si no se realizan las rotaciones de forma adecuada. Por esta razón, podemos organizar nuestra parcela según la exigencia en nutrientes de nuestras hortalizas. En la parcela en la que hayamos puesto leguminosas (las plantas de esta familia nutren la tierra, gracias a la ayuda de ciertas bacterias), el próximo año pondremos plantas muy exigentes, como tomates, calabazas o puerros. En la siguiente parcela, plantaremos hortalizas que no necesiten tanto abono, como lechugas, escarolas…, y en la última parcela, plantaremos cultivos que casi no necesitan abono, como ajos, cebollas…

Si lo hacemos de este modo, no tendremos que abonar todos los años todas las parcelas, si no que abonaremos sólo las parcelas que más lo necesiten.

Rotaciones por familias

Para no complicarnos demasiado con las rotaciones, otra de las opciones es la realización de rotaciones por familias. Normalmente, las hortalizas de la misma familia, suelen tener características parecidas en cuanto a nutrientes, parte comestible, plagas… por lo que este tipo de clasificación es bastante adecuada. Generalmente el terreno se divide en 4-5 parcelas.

Fuente: Ekogunea

COMO DISTINGUIR UN ALIMENTO ECOLÓGICO

 Qué debe cumplir un alimento para ser considerado ecológico

Existen muchos alimentos en el mercado que se venden como ecológicos, pero ¿cómo podemos saber si un producto es verdaderamente ecológico. Estas son las condiciones que todos los alimentos ecológicos deben cumplir:

  1. Todos los productos ecológicos europeos deben llevar este logo:
  2. Además del logo europeo, los productos ecológicos llevan el logo del organismo que controla y certifica su producción, elaboración, importación o comercialización: en Euskadi por ejemplo el logo de ENEEK.
  3. El producto está producido de forma natural y debe cumplir las leyes establecidas para su producción y las normas del organismo certificador (ENEEK en Euskadi).
  4. No se utilizan productos transgénicos en ningún punto de la cadena de su producción.
  5. No utilizan productos químicos en su producción, se trate de frutas, verduras, carnes, etc. (sin antibióticos, herbicidas, hormonas, fungicidas u otros pesticidas).
  6. Los alimentos vegetales son producidos en tierras abonadas con abonos naturales, sin uso de fertilizantes químicos.
  7. Las carnes u otros productos animales (huevos, etc.), proceden de animales alimentados de forma ecológica. Estos animales no se alimentan de pastos tratados químicamente o de piensos industriales.
  8. La carne ecológica procede de animales criados bajo un sistema que respeta sus necesidades fisiológicas y de comportamiento propias de cada especie.
  9. Los alimentos ecológicos garantizan su trazabilidad: es posible seguir el proceso de su producción, desde su origen hasta su venta.
  10. Cumplen los controles sanitarios establecidos.

 

Fuente: Ekogunea

CONOCE CUÁNTO PUEDES AHORRAR SEGÚN LA CLASIFICACIÓN ENERGÉTICA DEL ELECTRODOMÉSTICO

Cuando compramos un electrodoméstico debemos de tener en cuenta su etiqueta energética y saber cuál es su significado, debido a que gran parte de nuestra factura de la luz depende de ello. Si queremos ahorrar debemos saber interpretarlas.

¿Qué son las etiquetas energéticas?

Las etiquetas energéticas de electrodomésticos sirven para dar información útil sobre el consumo de cualquier aparato que compremos. La Unión Europea categoriza los modelos a la venta otorgando diferentes distintivos según la eficiencia energética de estos.

¿Cómo se interpretan?

Las etiquetas energéticas se componen de pictogramas para que puedan ser comprendidas a simple vista, siendo indiferente cualquier idioma.

En función del porcentaje de ahorro energético se le asigna una letra y un color.

La etiqueta está compuesta por los siguientes elementos:

 

etiqueta energética

1. Denominación de tipo de aparato2. Identificación de modelo

3. Resumen de clases de eficiencia energética

4. Clase de eficiencia energética

5. Consumo de energía en kWh

6. Información detallada

7. Nombre de la reglamentación

 

Las letras, la etiqueta energética, clasifica la calidad que tiene un electrodoméstico, van de mayor (A) a menor (D) eficiencia.

La etiqueta energética se clasifica por letra según la calidad que tenga cada tipo de electrodoméstico, estas van de mayor a menor eficiencia desde la A hasta la D.

 

A partir del año 2011 las etiquetas de clase G y F fueron eliminadas debido a que retiraron los modelos por su alto consumo.

Los colores sirven para interpretar el consumo siendo el rojo el de mayor consumo y el verde oscuro el más eficiente. El resto de los pictogramas hacen referencia al consumo de agua y emisión de ruidos.

Comparativa etiquetas eficiencia energéticaEs importante saber interpretar el etiquetado energético porque supone un ahorro en el consumo de la factura de agua y de luz.

En la siguiente tabla observamos los cuatro electrodomésticos que consumen más en el hogar y su correspondiente etiqueta energética según su consumo.

El porcentaje representa el consumo de cada clase energética respecto a la clase que más consume. Podemos observar que un frigorífico de clase A+++ consume menos de un 20% de la electricidad que consume un frigorífico clase D.

 Comparativa de Ahorro energético según electrodomésticos
Si nos centramos en el caso del frigorífico vemos que a mayor puntuación energética mayor es el ahorro. En este caso comparamos todas clases respecto a la A+++, que es la clasificación que mayor ahorro produce.

 

Comparativa de Ahorro energético según electrodomésticos en euros

Además del ahorro económico, debemos también tener en cuenta el impacto medioambiental que supone los electrodomésticos con baja eficiencia, es decir, aquéllos que consumen mucha electricidad. Si hablamos del aparato de mayor impacto medioambiental tenemos que referirnos al frigorífico, debido a que nunca lo desconectamos.

Si sustituimos un frigorífico antiguo, de clase D, por uno de la máxima eficiencia A+++, en el primer año podemos llegar a ahorrar 68€, pero es que al finalizar la vida útil del frigorífico, unos 15 años aproximadamente, estamos hablando de un ahorro superior a los 1.000€, por lo que el electrodoméstico prácticamente se habrá pagado sólo.

 

La importancia de una buena elección de nuestros electrodomésticos nos permitirá ahorrar dinero en nuestra factura de la luz y ser más respetuoso con el medio ambiente, y todos te lo agradeceremos.

Fuente: Atari Consultora Sostenible; Enerplus

1 2

Atari Consultora Sostenible en las redes

  • facebook
  • twitter
  • linkedin

Contacta

☏ 693 84 36 52
✉ atari@atariconsultores.es
C/ San Prudencio nº 27 Planta 5ª Of. 8
01005 Vitoria - Gasteiz
________________________

Politica de privacidad
Aviso legal